La  Quintana  de  Omedas         Tfn+34  617393190

                                 Las sendas más cercanas:

   

Senda de Muros del Nalón o Paseo de los miradores

Itinerario: Senda Costera

Salida: Playa de Aguilar - Muros del Nalón

Llegada: El espigon - San Esteban de Pravia

Desnivel: 120 m

Distancia: 9040m

Duración: 3 horas

Dificultad: Easy

La senda se inicia a unos 70 m. al Este del extremo oriental de la Playa de Aguilar. Al inicio se puede apreciar la belleza de la playa de Veneiro (Xilo) a la que se puede acceder a través de 49 m. de escaleras , pero la ruta comienza en ascenso en zig-zag penetrando en una mata (pequeño bosque o plantación) de Eucaliptus y a los 490 m. se encuentra el castro de El Campón y un mirador donde se puede admirar los acantilados sobre el Mar Cantábrico y las playas de Veneiro o Xilo y la de Aguilar, con el colorido de las aguas de variados tonos verdoso- azulados en el contacto con la fina arena de playa. La primera fuente se encuentra en el alto de las Llanas a unos 1.250 m. del punto inicial, que dispone de una Área de Descanso y a unos 150 m. se encuentra el Mirador de los Glayos que da vista a las playas de las Llanas y de la Cazonera.. Las paredes son abruptas con desniveles de 60 a 100 m. y se pueden encontrar en los altos, poleas que se utilizaron antaño para subir el ocle (alga marina), que se esparcía para secarla por los campos de la rasa ( se denomina así una zona llana de unos 3.000 a 5.000 m. de anchura que se extiende en el litoral asturiano y que se elevó, en diversas fases tectónicas, hacia la mitad de la Era Terciaria. En general los acantilados son de mayor altura en el Centro y Occidente de Asturias). Después se pasa sobre 2 puentes de madera iniciándose una fuerte pendiente, por el bosque de Reborio con eucaliptos, castaños, laurel etc. a los 3.040 m. llegamos al Mirador de La Atalaya ( se puede ver en días despejados y al oeste, el Cabo Vidio, y abajo las playa Cazonera, , Punta de La Furada,  Islotes El Paso, playa la Atalaya y al este Conchiquina) , desde el cual se aprecia como se adentran los estratos de arenisca en el Mar, que son muy batidos por él lo que favorece el asentamiento de percebes, cuya peligrosa pesca está restringida.

Después de un llano y en suave descenso se llega a un Área recreativa con un pequeño pinar y da vista a la blanca ermita del Espíritu Santo (a 4.080 m. del inicio) venerada por los vecinos de San Esteban de Pravia y Muros del Nalón. A unos 80 m. más al Norte se encuentra el Mirador del Espíritu Santo que al Este divisa la desembocadura del río Nalón, el nuevo espigón del puerto de San Esteban, La Arena y la playa de los Quebrantos o de La Arena, el playón de Bayas o el Sablón ya en el término municipal de Castrillón, la Isla de  La Deva, etc...

Hacia el occidente se divisa Cudillero, Cabo Video y los acantilados. A partir de éste Mirador se puede volver por el mismo itinerario y aquellos que se sientan fuertes pueden ampliar el itinerario hasta S. Esteban de Pravia recorriendo los 444 escalones de bajada, en cuyo final se abre la desembocadura del río Nalón.

 

  

 Senda verde de Pravia-Santianes

Itinerario: a pie

Salida: Pravia

Llegada: Santianes

Desnivel: 60 m

Distancia: 4000 m

Duración: 1 hora

Dificultad: Facil

Saliendo del hotel hacia la N-602 tomamos dirección a Oviedo. En la famosa rotonda de Soto de Barco cogemos dirección Pravia que está a unos 10 minutos. Cuando nos desviamos para entrar en la villa de Pravia después de pasar el puente sobre el Nalón, hay un pequeño polígono induestrial a mano derecha donde hay sitio para dejar el coche.

Desde aquí parte esta Senda Verde que une el núcleo de PRavia con el núcleo de Santianes a través y recorriendo la vega del Nalón por un entorno de muy alto valor paisajístico y con un sosiego sentimental envidiable, a poco más de un kilómetro cruzamos el río Arangin que una vez recorrido el valle del mismo nombre desde Malleza, se une aquí al Nalón, continuamos con nuestro Nalón por la derecha camino de Santianes, a nuestra izquierda aparece la vía del ferrocarril FEVE que aún nos recuerda que ya hace mucho tiempo que este camino de hierro transportó todo el carbón desde las cuencas mineras al carbonero puerto de San Esteban de Pravia. Avanzamos por esta vega y ribera acompañados por laureles, manzanos, kiwis, huerta y silencio. Sólo se oyen nuestros pasos.

Al cabo de tres kilómetros nos adentramos en el núcleo de Santianes donde empezamos a encontrarnos con la huella del rey Silo. Recorremos el pueblo dejando a nuestro paso un verdadero escaparate de casonas asturianas de arquitectura robusta y con nombres propios para llegar al final de esta senda ubicada en las inmediaciones de la Iglesia Palatina de Silo y Adosinda (780) donde esta se vio obligada a la vida monástica a la muerte de su esposo, según costumbre visigoda. Por esta iglesia pasó hasta el Beato de Liébana y por lo tanto merece la pena una visita calmada a la misma. Ah, en el propio núcleo de Santianes, también podemos encontrar el conocido "Rincón de las Aves". Este núcleo zoológico comenzó en 1969 con tres parejas de aves, contando en la actualidad con más de doscientas especies de aves y otras tantas de plantas, árboles y arbustos, debidamente identificadas.

 

UA-13072577-1